Restaurante Beker,6 (Madrid)

El Viernes, 13, supersticiones aparte…!, Víspera de San Valentín, cenamos en el Restaurante Beker6, en Hermanos Becker, 6.

Me pareció un sitio muy acogedor, decorado un poco estilo “salón de casa”, las mesas se distribuyen en un único ambiente con una barra semicircular central.

El trato y la atención me parecieron excelentes, la cocina es de influencia armenio-mediterránea, eso no quiere decir que sea un Restaurante armenio, pero si que tienen ciertos toques que recuerdan la siempre refinada cocina armenia, y corre a cargo de Alvaro Rodriguez-Cano y su mujer Isabél Gonzalez, en sala está su encantadora y super profesional hija Aída, la parte empresarial la lleva Victoria Sainz de Vicuña y la decoración, en tonos azules ha corrido a cargo de el Estudio Cousi de Interiorismo, que han conseguido plasmar un ambiente muy agradable, donde el comensal se siente como en casa.

Todo está cuidado al detalle, desde la bandeja de panes variados, hechos en casa, hasta los postres.

Yo elegí el pan integral con naranjas confitadas y nueces, muy recomendable con unas gotas de aceite de oliva. Como detalle de la casa, nos trajeron unas crudités con yogur casero, ligeramente perfumado con hierbabuena.

Tienen la estupenda opción de poder pedir medias raciones, de esa forma puedes probar varios platos y “picotear” un poco, sin salir rodando;  de forma que pedimos dos medias entradas: una de croquetas líquidas de trufa, que no son líquidas al estilo Adriá,  como dice mi amiga Sol, ni te las traen en una copita; son normales, muy pequeñitas y al metértelas en la boca, explotan y están bastante sueltas y con un agradable perfume a trufa negra y unos rollitos de brick con verduras y langostinos.

Como plato principal,  pedí  el atún a la plancha con chutney de jengibre y salsa de tomate con un toque picante y Jaime pidió, riñoncitos de cordero lechal a la plancha, fuera de la carta, que nos recomendó Aída, y yo secundé la idea con mucho entusiasmo, ya que en casa nunca tomamos interiores.

Reconozco que esta confesión que os hago no es muy buena para mi reputación de bloggera de cocina, gourmand, escritora gastronómica y experta cocinera…!  pero es que es verdad; desde pequeña odio todas las visceras y no las como, ni se las he dado a mis hijos (saltándome las recomendaciones de los pediatras), ni se preparan en casa…

Pero eso si os digo que adoro el foie, me gustan los patés y tolero las rillettes ¡cosas de la vida!, lo mismo me pasa con la leche, no la tomo!, pero me encanta la nata en la cocina y en la repostería y soy una quesera empedernida, ceno yogur todas las noches y unto tostadas con unas capas de mantequilla que no se las salta un torero!.

De modo que Jaime aprovecho eso de “ahora o nunca” y pidió los riñoncitos y la verdad es que se quedó encantado y por supuesto cuando me ofreció probarlos casi lo mato con la mirada!

Todo estaba muy bueno, de postre compartimos una tarta de limón, que creo que es especialidad de la casa…un “aprobado”…, ¡a mi me sale mejor!.

Los precios me parecieron muy razonables. 

Volveremos a probar el resto de la carta!

Gracias Aída y Alvaro ¡Hasta pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s